Dislexia Euskadi
заказать секс машины заказать трусы мужские онлайн заказать перчатки онлайн Препараты Косметика вибростимуляторы Флогеры, кнуты, хлысты заказать реалистик Фаллопротезы мужские с вибрацией заказать анальные пробки Белье из кожи купить ротаторы онлайн купить страпоны препараты косметика Анальные лубриканты заказать зажимы онлайн Мастурбраторы интернет магазин для взрослых секс машины увеличение пениса купить белье Помпы мужские без вибрации заказать зажимы

Home Dislexia Euskadi Quienes somos

Proximos Eventos

Noviembre 2014
L M X J V S D
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Diciembre 2014
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4
¿Qué es la Dislexia?
¿Qué es la Dislexia?
Harry T. Chasty, B.Sc, M.Sc (Psicología), Ph.D, F.R.S.A, Asesor en Capacidades y Trastornos del Aprendizaje

Se invitó al Dr. Harry Chasty a que actuara como coordinador en la Conferencia Consultiva de 1994, Acción contra la Dislexia,celebrada en Bruselas. Se invitaron asimismo a delegaciones de los Ministerios de Educación de los doce Estados Miembros de entonces. La Conferencia fue presidida por Robin Salter, Presidente de la Asociación Europea para la Dislexia (European Dyslexia Association).

En el presente artículo, el Dr. Chasty define la dislexia desde una perspectiva anglófona.

Introducción

En 1970, el Dr. McDonald Critchley, Presidente de la Federación Mundial de Neurólogos, definió la dislexia como ‘una alteración que se manifiesta por la dificultad en el aprendizaje de la lectura (aunque se hayan utilizado métodos de instrucción convencionales, que las condiciones socioculturales hayan sido favorables y que se disponga de una inteligencia adecuada) que depende de dificultades cognoscitivas fundamentales a menudo de carácter constitucional.’Desde entonces, las investigaciones sobre esta dificultad del aprendizaje han proliferado, centrándose en las ‘dificultades cognoscitivas fundamentales’ a las que se refirió Critchley, sin llegar a especificarlas. Quienes participan en el proceso de investigación suelen adoptar una perspectiva unidimensional o limitada ya que consideran el ámbito específico de su investigación como la clave del problema. Tanto los padres como los demás interesados que afrontan por primera vez esta materia, deberían adoptar una visión más amplia que incluyera los principales aspectos de las distintas investigaciones realizadas.

Sin duda esto permitiría comprender mejor la serie de dificultades que padecen los niños disléxicos y cómo podrían encauzarse estas dificultades para permitir la progresión educativa del niño. Cuando hablo con los padres sobre la dislexia, suelo utilizar la siguiente analogía: la dislexia es como un extraño animal, algo así como un elefante. Si lo agarramos de la trompa para intentar adivinar lo que es, la imagen que se forma en nuestra mente es muy distinta a la que se hubiera formado de haberlo agarrado por un colmillo, una pata o una oreja. Para reconstruir la imagen completa de este ‘animal’ llamado dislexia, es importante adoptar un criterio más amplio que incluya todas las causas identificadasen las distintas investigaciones.Elementos clave de la dislexia según las investigaciones Pringle-Morgan, Hinshelwood y Orton en sus primeras nvestigaciones estudiaron las deficiencias en los movimientos musculares/visuales y motrices del niño durante la lectura. Más recientemente, Burt y Schonell, aunque no utilizaron la palabra dislexia, describieron el ‘retraso’ que sufren ciertos niños en la adquisición de la lectura debido a este tipo de deficiencias. Actualmente, Marion Annett y Georgina Rippon investigan el ámbito de la función cerebral implicada en las dificultades para la lectura.

La dificultades fonológicas que sufren los disléxicos cuando leen, debidas a su incapacidad en la comprensión de los modelos sonoros regulares y recurrentes de nuestro lenguaje, gozan de cierto prestigio y popularidad entre los psicólogos. Vellutino,
Bryant, Bradley, Frith, Snowling, Hulme y Hatcher son algunos de los principales investigadores en este campo. El programa de
formación fonológica de Hatcher ‘Sound Linkage’ (Enlaces de Sonidos) se utiliza mucho y es eficaz.

Los niños disléxicos son olvidadizos, lo que afecta significativamente sus aptitudes cotidianas y de aprendizaje. Hay tres formas de aprender por medio de la memoria de trabajo o memoria a corto plazo:
Utilizando la memoria manual y motriz;

Utilizando la memoria ocular y visual;
Y utilizando la memoria auricular y auditiva o memoria fonológica.
Las dificultades de funcionamiento de los sistemas de la memoria a corto plazo o memoria de trabajo en niños disléxicos han sido estudiadas por Alan Baddeley, Sue Gathercole, Graham Hitch y otros.

Durante los últimos 30 años, han surgido investigaciones neurológicas muy significativas del Harvard Medical School.
Estos estudios fueron iniciados por Norman Geschwind en los años ‘60.
Geschwind identificó las áreas del cerebro implicadas en la especialización lingüística, de importancia capital en el aprendizaje de la lectura. Descubrió que existen diferencias en la asimetría cerebral de los individuos, algunos de los cuales no muestran la habitual especialización lingüística del hemisferio izquierdo. Esta diferencia de organización neurológica les hacía menos eficaces en la adquisición de aptitudes lingüísticas y de lectura.
En el proyecto de investigación cerebral de la Orton Dyslexia Society, Albert Galaburda profundizó estas ideas y concluyó que, en individuos disléxicos, existe una ‘ausencia uniforme de asimetría izquierda-derecha en el área del cerebro implicada en el lenguaje’.
Los cambios que observó se debían a que las conexiones celulares que forman la ‘estructura’ del cerebro seguían una trama que era diferente en términos cualitativos. Señaló que no se debería considerar a los disléxicos como personas con una dificultad para el aprendizaje, sino como personas con una habilidad distinta para el mismo. Además, aportó algunos razonamientos sobre la creatividad que muestran muchos disléxicos.Más recientemente, Rosen y Sherman han precisado estos trabajos, identificando zonas del cerebro que generan dificultades del aprendizaje y en las que se encuentran estructuras cerebrales distintas en individuos disléxicos.

En Europa, Dirk Bakker también investigó porqué los individuos disléxicos son incapaces de establecer la habitual ‘asimetría funcional’ izquierda-derecha del cerebro. Señaló el hecho de que al aprender a leer, en una primera fase, es necesario el procesamiento visual de las palabras como formas por parte del hemisferio derecho. En una fase ulterior, es necesario el procesamiento de símbolos fónicos por el hemisferio izquierdo. Es posible que los niños que no han desarrollado una ‘asimetría funcional’ adecuada utilicen estrategias basadas, unas veces, en la memoria visual del hemisferio derecho, y otras, en la verbal/ fonológica del hemisferio izquierdo de manera invariable e ineficaz para la lectura.
Bakker desarrolló un programa de formación para facilitar un uso más eficaz de las estrategias más adecuadas.En la dislexia, la velocidad de procesamiento de la información también se ve afectada.Trabajos posteriores de Livingstone, en asociación con el equipo de investigaciones neurológicas de Harvard, establecieron que las anormalidades neuro-anatómicas (estructuras nerviosas) observadas en la ruta magnocelular que conecta el ojo con el cortex visual hacen que el individuo disléxico procese adecuadamente la información que se presenta lentamente, pero el procesamiento de la información visual rápida es mucho menos eficaz..Tallal mostró que la ineficacia en el procesamiento de la información auditiva era comparable al de la visual.
Aparecen, por lo tanto, una serie de razonamientos neurológicos que explican las dificultades de percepción auditiva y visual que presentan los disléxicos así como el ritmo de trabajo en clase, por lo general, más lento.

Los padres siempre han observado que sus hijos disléxicos padecen las mismas dificultades en el aprendizaje de la lectura que sufrieron ellos mismos cuando iban a la escuela. La dislexia parecía que era un problema genético. Las investigaciones de Lubs apuntaron hacia el cromosoma 6, mientras que los trabajos posteriores de Smith indicaban que la zona problemática era el cromosoma 15.La dislexia, por lo tanto, afecta a familias enteras y no conoce límites de clase social, credo o nacionalidad.
La dislexia obstaculiza el aprendizaje de los niños en todos los sistemas educativos de los Estados Miembros de la Unión Europea. Sus efectos sobre la educación pueden verse agravados significativamente por el traslado de la familia a otro país ya que pueden crearse situaciones de inestabilidad educativa bilingüe o multilingüe a menudo difíciles de superar.
Los trastornos específicos del aprendizaje/dislexia son evolutivos ya que el tipo de dificultad detectada va cambiando a medida que el niño se hace mayor. A los 18 meses, un niño puede presentar dificultades en el control motriz al andar. A los 24 meses, puede observarse una gran lentitud en la adquisición del habla. A los tres años, persistirá una cierta falta de coordinación y dificultades en la reproducción de determinados sonidos o en la secuenciación ordenada de sonidos para pronunciar palabras multisilábicas más largas. A los seis años, el niño puede presentar cierta dificultad para recordar y reconocer palabras al leer. Al concentrarse en el reconocimiento de las palabras puede tener dificultades para retener el significado de lo que ha leído, por lo que tendrá que leer un texto dos o tres veces para lograr el mismo nivel de comprensión que obtienen otros niños con una sola lectura.Naturalmente, dadas estas circunstancias, el niño disléxico tendrá menos tendencia a leer por placer y no desarrollará una lectura fluida.

Las dificultades motrices, que se mencionaron anteriormente,pueden limitar el control del lápiz durante la escritura y ser la causa de las dificultades en la memorización de formas y sonidos que limitarán la capacidad de reproducción de la palabra escrita mediante la ortografía. La expresión escrita de las ideas a menudo está inhibida, restringida y tan sujeta a los errores que resulta difícil entender lo que desea expresar el niño. La escritura del alumno disléxico no refleja adecuadamente sus conocimientos o pensamientos subyacentes pero, con demasiada frecuencia, tanto profesores como compañeros juzgarán al niño disléxico por lo que escribe.

Aunque la capacidad de reconocimiento de las palabras suele mejorar mucho hacia el final del proceso educativo,la comprensión y la expresión escrita y la capacidad subyacente desorganización y de planificación, tan necesaria para progresar en los estudios, pueden seguir planteando serias dificultades. Los problemas que padecen los alumnos disléxicos con los programas de estudios no se limitan exclusivamente al aprendizaje de la lectura y la escritura. Puede haber dificultades cognoscitivas subyacentes con los números. El 70% de los alumnos disléxicos tienen dificultades con el cálculo mental y escrito así como con el razonamiento matemático.
Los estudios de Steve Chinn en el Reino Unido y de Mahesh Sharma en los EE.UU. han permito establecer unas formas de enseñanza adecuadas, utilizando métodos multisensoriales estructurados, que permiten a los disléxicos adquirir mejores aptitudes con los números y las matemáticas. A menudo, los alumnos disléxicos se sienten deprimidos por sus fracasos y son muy conscientes de las dificultades que tienen en el aula. El ambiente en clase puede resultar muy angustioso para ellos y si no reciben el debido respeto y la enseñanza especial requerida pueden alborotarse y mostrar problemas de comportamiento que complican aún más sus dificultades de aprendizaje.

Al describir los efectos evolutivos de la dislexia, se corre el riesgo de que los padres, preocupados, utilicen las descripciones anteriores como una lista de síntomas para ver cuántos de estos factores están presentes en su hijo. Se debe destacar que, aunque en algunos niños se detectarán todos los puntos anteriormente señalados, en otros no ocurrirá así. Los alumnos levemente afectados podrán presentar sólo una o dos de las dificultades que se han descrito y a pesar de ello ser capaces de seguir el programa escolar adecuadamente.
No hay una guía fácil e infalible para evaluar la gravedad de las dificultades disléxicas de un alumno ni para prever el momento en que sufrirá los fracasos siempre latentes en una dislexia.

En mi opinión existen distintos tipos de dislexia:
Auditivafonológica (que afecta el oído y el sonido).
Visual-motriz (que afecta la vista y el movimiento) y una combinación de ambas.

Comparto la opinión de muchos expertos que dicen que al aportar una ayuda especial y adecuada a un alumno disléxico se debe tener en cuenta las dificultades cognoscitivas subyacentes que generan sus necesidades especiales.

En 1994, el Ministerio de Educación del Reino Unido publicó un manual detallado para evaluar y administrar este tipo de
necesidades específicas, incluida la dislexia, titulado Code of Practice. En el capítulo titulado ‘Specific Learning Difficulties (for
example Dyslexia)’, en el párrafo 3.60, se ofrece una descripción muy útil:

Algunos niños pueden tener serias dificultades con la lectura,escritura, ortografía o manipulación de números, que no son
indicativas de sus capacidades reales. Pueden adquirir rápidamente aptitudes en algunas asignaturas y mostrar una gran
aptitud para la comunicación oral y sin embargo seguir topando con las mismas dificultades a la hora de adquirir aptitudes para la lectura y las matemáticas. Estos niños pueden terminar sintiéndose profundamente frustrados y también presentar
dificultades emocionales o del comportamiento.

Se aconseja en el párrafo 3.62(iii) que, al identificar la naturaleza de las dificultades que padece el niño, las autoridades educativas locales deberían identificar las dificultades cognoscitivas subyacentes antes mencionadas: ‘torpeza, dificultades significativas en la secuenciación o en la percepción visual, deficiencias en la memoria de trabajo o retrasos significativos en el funcionamiento del lenguaje.’

Esto se parece mucho a la descripción de las dificultades específicas del aprendizaje/dislexia que presenté en 1989 en la Conferencia ‘Meeting Points’ de la British Dyslexia Association, y que se publicó posteriormente en un estudio titulado ‘Meeting the Challenge of Specific Learning Difficulties’ en el libro ‘Children’s Difficulties in Reading, Writing and Spelling’ de Pumfrey y Elliott:

‘Las dificultades específicas del aprendizaje/dislexia son dificultades de organización o aprendizaje que limitan la capacidad del alumno para el procesamiento de información, el control motriz fino y la memoria de trabajo, provocando trastornos en el habla, la lectura, la ortografía, la caligrafía, la expresión escrita (redacciones), las matemáticas y el comportamiento.’ Esta descripción de la dislexia fue aceptada como base adecuada para os futuros trabajos de investigación del grupo ‘Action for Dyslexia’ que se reunió en el Parlamento Europeo en 1994 y donde estuvieron representados todos los Estados Miembros.

La respuesta debe ser una evaluación completa y detallada que permita identificar las capacidades y dificultades de aprendizaje del alumno disléxico, sus aptitudes para el procesamiento de información relacionada con el control motriz fino, su memoria auditiva, visual y motriz a corto plazo, sus capacidades visuales perceptivas y fonológicas y sus logros en las aptitudes escolares elementales como el habla, la lectura, la ortografía, la escritura, las matemáticas y por último las aptitudes sociales y del comportamiento.

De esta manera se podrá elaborar un programa completo y eficaz que forme parte de un plan hecho a la medida
del niño y puesto en práctica por un profesor especializado con la debida formación.

Con el vídeo de formación, de unos 30 minutos de duración, que forma parte de este Módulo multimedia, se pretende informar a padres y profesores sobre las consecuencias de la dislexia y las medidas a tomar para ayudar a los niños que la padecen.
Se trata de niños que pueden aprender y aprenden, pero de una manera distinta. Si su método de enseñar no funciona con el niño disléxico ¿no podría adaptarlo a la forma de aprender que tiene él? De esta manera tendrá más posibilidades de desarrollar su capacidad de aprendizaje y podrá adquirir una mayor competencia lingüística y matemática que le permitirá participar más plenamente en la sociedad de su país y de toda la Unión Europea.

estracto editado en:LS-Guide-ES
 

Ultimos Post de nuestro Blog

Banner

Dónde encontrarnos

Bilbao
C/ Ronda s/n. (frente al n.5).
3º piso, Aula D.
Casco Viejo - 48005 Bilbao

Atención presencial

Siempre con cita previa

Para concertar cita o solicitar información

Teléfono: 946 569 211
Mail: info@dislexiaeuskadi.com

Viernes:
de 10:00 a 12:00h
de 17:30 a 19:30h

Consultar calendario